Fractales y arquitectura

Complejidad, Fractales y Arquitectura [1]

Por Inés Moisset

Hasta el siglo pasado, la ciencia enseñaba que el cosmos se podía considerar como una máquina perfectamente predecible que se regía bajo la ley y el orden. Este modelo idealizado se derrumbó y tras el equilibrio aparente surgió una nueva visión de la naturaleza que aprecia la complejidad de las relaciones. El orden perfecto de las formas de Euclides o Descartes no representa adecuadamente la geometría de la naturaleza. Las curvas regulares, como el círculo, son casos particularísimos. La realidad se revela tan irregular que el modelo continuo y perfectamente homogéneo fracasa y no puede servir ni siquiera como una primera aproximación.

La discusión de estos nuevos conceptos surgió a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, cuando matemáticos como Cantor, Von Koch y Peano comenzaron a dibujar curvas diferentes a las que se habían visto hasta entonces. Eran autosemejantes y tenían una longitud que no era fácilmente mensurable o definible. Además, su dimensión parecía diferir de la dimensión tradicional de la línea y tal vez se encontraba entre la de la línea y el plano. Los matemáticos tradicionales llamaron a estas curvas “monstruosas” o “patológicas” y rehusaron tratar con ellas.

Alrededor del año 1970, el matemático Benoît Mandelbrot descubre que expresiones matemáticas muy simples pueden tener como resultado funciones caóticas y no periódicas, que tiene sin embargo una especie de orden muy rígido completamente especificado en las ecuaciones originales. Mandelbrot acuña el término fractal y lo relaciona con la dimensión de Hausdorff Besicovith o dimensión fraccionaria [2].

Los fractales se definen como curvas infinitas contenidas en una superficie finita –y por lo tanto, con un número no entero o fraccionario de dimensiones- que pueden ser representadas con la ayuda de ordenadores siguiendo los algoritmos o sucesión de instrucciones que las definen través de leyes deterministas y simples se puede producir un comportamiento tan complejo e irregular que parece aleatorio; se pueden elaborar formas de alto grado de complejidad a partir de códigos simples. Una pequeñísima variación en las condiciones iniciales puede conducir a una desviación extremadamente grande en el resultado final. El advenimiento de los ordenadores permite una visualización inmediata de estos objetos.

La intención es elaborar procesos, caminos y métodos y determinar las relaciones creativas entre las ideas contenidas en el orden fractal y la forma y desarrollar pautas morfológicas y geométricas de transferencia y traducción. El método es el fenomenológico que llega al conocimiento a través de la experiencia sensible. Se invierte el proceso de teoría-práctica por el de búsqueda-reflexión, exploración-conceptualización. Esta manera de pensar haciendo revela el valor de la teoría ligada al hacer arquitectónico. Para lograr la transferencia a la forma se experimenta mediante la elaboración de modelos, mediante la construcción concreta de objetos que se elaboran a partir de una estructura compositiva y sobre la que se trabaja teniendo en cuenta jerarquías, crecimientos, combinaciones, texturas, etc., es decir, elementos del diseño arquitectónico.

¿Cómo trasladar las ideas abstractas y los esquemas geométricos a la arquitectura? La geometría no puede ser llevada mecánicamente a la arquitectura. Es necesaria una traducción de sus esencias, de sus significados y de sus leyes. Se considera la geometría fractal como un orden arquitectónico, siendo éste la herramienta indispensable para la traducción de ideas a las formas. El objetivo era ir más allá del esquema geométrico estructurante, elegir y desarrollar las estrategias a partir de las leyes planteadas: la jerarquización, la cualificación, la selección de formas, la búsqueda de equilibrio, contraste, escala, proporción, síntesis, articulación, etc. La geometría nos propone leyes del juego. La forma arquitectónica surge de la elección de estrategias a partir de ese orden.

La arquitectura actual está en busca de una nueva complejidad. Es una arquitectura que medita sobre el caos aparente, las distorsiones y las deformaciones, los repliegues y los intersticios. Es una arquitectura que construye las contradicciones de una explosión de un espacio dinámico llevado al límite de la fragmentación. Es una arquitectura que está tratando de plantear nuevos métodos de representación alternativos a los que se utilizan convencionalmente.

 Sin embargo, DETRÁS DEL MECANISMO DE LA SUPERPOSICIÓN, LA DESCOMPOSICIÓN Y EL DINAMISMO, EXISTE UN IMPULSO HACIA LA COHERENCIA Y LA CONSISTENCIA, HACIA UN ORDEN SUBYACENTE QUE ES EN REALIDAD UN COMPLICADO SISTEMA DE ORDENES SOBREPUESTOS, INTRINCADOS Y MUTABLES EN SUSRELACIONES RECIPROCAS.

 ¿Cuáles son las nuevas reglas del juego? ¿Debemos reinventar los códigos? ¿Cuál es el nuevo concepto de orden? Los arquitectos contemporáneos estamos buscando en qué sustentarnos, interrogándonos acerca de lo que las teorías del caos pueden aportar a la práctica de la arquitectura, investigando hasta qué punto podemos manipularlo o aceptarlo, hasta qué punto podemos permitirle que domine un proyecto.

 EXPERIMENTAMOS UNA NUEVA SENSIBILIDAD HACIA EL AZAR EN ESTE ASPECTO. LO QUE ANTES ERA CONSIDERADO DESORDEN ES EXPERIMENTADO COMO ORDEN.

 Así pues, intentamos descubrir si existe alguna posibilidad de poner orden en el caos de imágenes del mundo de hoy. En este sentido, como instrumento de orden, se plantea aquí el uso de la geometría fractal en arquitectura. Formas ordenadas y complejidad orgánica, este sería el doble aporte a la arquitectura de la geometría fractal como instrumento generador: la expresión de la simultaneidad de dos estados tradicionalmente contradictorios.

 

Notas:

[1] Artículo publicado en Quaderns 222, Barcelona, 1999.
[2] La dimensión fractal mide el grado de irregularidad e interrupción. Los objetos fractales tienen una dimensión mayor que la que tienen los objetos descritos por la geometría tradicional. En la geometría elemental, un punto tiene dimensión 0, una recta, dimensión 1, un plano, 2, un volumen, 3. En 1919 el matemático Hausdorff determinó que para ciertas figuras la dimensión no es un número entero, sino una fracción o un número irracional. Puede decirse que una figura cuya dimensión esté entre 1 y 2 ha de ser más “deshilada” que una superficie, pero más “maciza” que una línea. Es una curva que no tiende al infinito pero que su longitud entre dos puntos cualesquiera puede ser infinita.
[3] Dos características de los fractales son importantes a nivel morfológico: La iteración: es la repetición al infinito de un mismo proceso. Por ejemplo, extraer el segmento central o reemplazar los lados de una figura por otro conjunto de segmentos –como en el caso del copo de nieve de Von Koch- o agregar cubos más pequeños a otro cubo. Si continuamos el proceso indefinidamente obtendremos un número infinito de segmentos (infinitamente pequeños) en una sola hoja de papel de tamaño finito o un número infinito de volúmenes en un espacio finito. Algo imposible de hacer en la práctica, pero sí en la imaginación. La idea que subyace tras los fractales es que mediante la iteración de una fórmula sencilla se puede lograr una estructura muy compleja y rica. La autosemejanza: la forma en que la curva fractal se repita a sí misma a escalas más y más pequeñas que contienen copias de sí mismas. Esto permite apreciar que los sucesivos niveles de análisis tienen el mismo carácter global, los mismos rasgos genéricos. Si una pequeña porción es ampliada, su forma es muy similar a la de la forma total.

Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada el mayo 21, 2013 a las 12:00 am. Se guardó como Escrito y etiquetado como , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

3 pensamientos en “Complejidad, Fractales y Arquitectura [1]

  1. Pingback: Caos en la Arquitectura | Vanesa Pizzul – IMD 2014

  2. Pingback: Complejidad, Fractales y Arquitectura – Inés Moisset

  3. Pingback: Complejidad, Fractales y Arquitectura – Inés Moisset

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: