Fractales y arquitectura

Las formas del caos: fractales, pliegues y rizomas

Por Josep Maria Montaner

Textos extraídos de Sistemas Arquitectónicos Contemporáneos,  Ed. Gustavo Gili, Barcelona, 2008

En los inicios del pensamiento occidental fue vital delimitar el concepto de caos para interpretar un mundo desconocido en su funcionamiento. Pero si el desarrollo de la ciencia y el pensamiento occidental se han basado en oponer continuamente el orden al caos, en las últimas décadas el caos ha surgido como un referente. Esto se produce por la nueva conciencia de que todo fluctúa, de que estamos embarcados en lo imprevisible. Desde este punto de vista, el orden ya no sería más que una excepción, una rareza deseada en un universo donde el desorden y la incertidumbre son lo ordinario. (…)

El concepto de caos aplicado a la arquitectura

Una serie de nuevos paradigmas del pensamiento post-estructuralista y de la nueva ciencia – como los fractales, los pliegues y los rizomas – permiten ver, interpretar y proyectar dentro de la complejidad del mundo contemporáneo, explorando otras lógicas que se aproximan a los fenómenos del caos y a los procesos de mutación. (…)

Ciertamente a las formas del caos – pliegues, fractales y rizomas – les es muy difícil expresar monumentalidad. Su lógica es antirrepresentativa: se corresponden más con el desorden, imprevisión, individualidad, transitoriedad y fluidez de la vida cotidiana que con la voluntad de perfección, legislación, representación y control de la esfera pública. Sin embargo, siempre hay excepciones, como la monumentalidad alcanzada por UN Studio, encabezado por Ben van Berkel y Caroline Bos, con el Mercedes-Benz Museum en Sttutgart (2002-2006) o por Rem Koolhaas en la Casa da Música en Oporto (1999-2005). (…)

Mercedes Benz Museum - Ben Van Berkel y Caroline Bos

Mercedes Benz Museum – Ben Van Berkel y Caroline Bos

Casa da Musica - Rem Koolhaas

Casa da Musica – Rem Koolhaas

Fractales

Los fractales constituyen una manera de geometrizar el caos de la naturaleza, de iluminar el desorden, midiéndolo, representándolo y domesticándolo. En el último cuarto del siglo XX se presentó la posibilidad de conciliar lo caótico y orgánico con lo ordenado y geométrico. Para configurar las geometrías fractales, el ingeniero y matemático Benoît Mandelbrot recuperó en su libro Los objetos Fractales1 teorías fragmentarias ya existentes – como las de George Cantor, Robert Brown, Helge von Koch, Giuseppe Peano, Lewis Fry Richardson y otros científicos que habían sido marginados por la ciencia dominante por el hecho de haber explorado los márgenes de la geometría y el azar -, recomponiendo piezas sueltas o de desguace en un nuevo paradigma científico. (…)

 Podemos considerar la propuesta de los clusters2, las formas arracimadas o ramificadas elaboradas por Alison y Peter Smithson, Candilis, Josic y Woods y otros autores en el contexto de los planteamientos del Team 10, como una anticipación del concepto de fractal propuesto por Benoît Mandelbrot.

 Muchas manifestaciones de las artes contemporáneas que se basan en flujos y movimientos tienen que ver con formas complejas y asimétricas, con la iteración de gestos. Por ejemplo, podemos relacionar el orden oculto del jazz, aparentemente desordenado y arrítmico, con la técnica de dripping de Jackson Pollock, asimétrico y gestual; de la misma manera que la gestualidad y la materia de los flujos conducen a arquitecturas de los Smithson o a las propuestas de Louis I. Kahn, como el ya citado proyecto urbano para remodelar el centro de Filadelfia, partiendo de las líneas de tráfico peatonal.

 Podemos encontrar leyes de homotecia interna, elemento geométrico común a las muy diversas formas fractales, en la naturaleza o en las obras que el ser humano ha creado inspirándose en ella, como los muros ciclópeos de piedra de la arquitectura inca en Sacsahuaman o en Machupichu, Perú, que presentan siempre la misma estructura de encaje de piedras y planos, tanto si lo observamos a gran escala, a la pequeña escala, en detalle o al microscopio. O también en ciertas obras de arte, por ejemplo en los garabatos de Jean Dubufett o los móviles de Alexander Calder, que expresan en sus formas una presencia implícita de lógicas fractales.

 Tal como explica Inés Moisset (1967), en los últimos años se han desarrollado dos sistemas para crear fractales: los Sistemas de Funciones Iteradas (IFS) que, por rotación, traslación y cambio de escala, generan formas naturales como helechos o espirales mediante el ordenador; y los Sistemas L creados a partir de la idea de Aristid Lyndenmayer de “autómatas celulares” (1968) en los que mediante el ordenador las formas se van subdividiendo y pueden crear árboles y otras formas de la naturaleza y de los seres vivos.3

 Un proyecto como la residencia y centro de estudiantes Dipoli del Instituto de Tecnología en el conjunto universitario de Otaniemi, cerca de Helsinki (1961-1966), de Reima Pietilä (1923-1993) y Raili Pietilä (1926), tiene formas recortadas y estratificadas que se inspiran en las morfologías rocosas y que parecen fractales. Los Pietilä quisieron responder con un uso de la naturaleza mucho más intenso al culto y refinado organicismo paisajista de Alvar Aalto. El resultado es una arquitectura dura y agresiva, sin ninguna frontalidad clásica, con múltiples entradas y espacios cavernosos, donde a las rocas naturales se añaden piedras como escenografía. Los Pietilä experimentaron a menudo con fractales, combinando todo tipo de formas, abstractas y orgánicas, como en el proyecto de la Biblioteca Central de Tampere (1978-1986), donde todo el edificio y cada una de las partes adopta la forma de espirales en torno a cúpulas.

Dipoli Conference Center - Reima Pietila

Conjunto universitario de Otaniemi – Raili Reima Pietilä

Biblioteca de Tampere - Raili y Reima Pietilä

Biblioteca de Tampere – Raili y Reima Pietilä

Otro proyecto contemporáneo que se plantea bajo la inspiración de las formas fractales es el parque de La Gavia en Vallecas, Madrid (2003), de Toyo Ito, donde se estructuran 39 hs de la periferia madrileña como un sistema fractal conformado por colinas y valles que se complementan y que se desarrolla según unos canales en espiral para la depuración natural del agua. La matriz geométrica o estructura interna que se repite por todo el proyecto es la forma arracimada que da tanto en las ramas y en las hojas de los árboles como en los cauces que forman los afluentes y ríos.4

La Gavia - Toyo Ito

La Gavia – Toyo Ito

1 Mandelbrot, Benoît, Los objetos fractales. Forma, azar y dimensión (1975), Tusquets, Barcelona, 2006.

2 Véase Smithson, Alison y Peter, Urban Structuring, Studio Vista, Londres, 1967.

3 Véase Moisset, Inés, Fractales y formas arquitectónicas, I+P división editorial, Córdoba (Argentina), 2003.

Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada el julio 9, 2013 a las 1:18 am. Se guardó como Escrito y etiquetado como , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

6 pensamientos en “Las formas del caos: fractales, pliegues y rizomas

  1. Pingback: Fractales y arquitectura: instrucciones para su uso | Fractales y arquitectura

  2. Pingback: TP2: Caos en Arquitectura | Andy Aguirre

  3. Pingback: El caos y la arquitectura | florencia bellino

  4. Pingback: Pliegue | sanchezivan-imd2015

  5. Pingback: FRACTALES – ARQUITECTURA Y MAS

  6. Pingback: CAOS y arquitectura – Eliana Yommi

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: